De Reinas y Princesas

Hoy esta Aventura en Copenhague se va adentrar en un terreno nuevo. La Monarquía

Durante estas dos semanas el interrogado en Dinamarca he sido yo. La Coronación de Felipe VI ha sido el tema de interés y, en muchos casos, de cierta guasa por parte de mi extranjero entorno.

Como muchos conoceréis, los daneses cuentan con una monarquía constitucional asentada, respetada y querida por una aplastante mayoría entre los 5,6 millones de verdaderos daneses. Su Reina, Margrethe Alexandrine Þórhildur Ingrid de Dinamarca y Suecia, Margrethe II, es una entrañable mujer de 74 años que da continuidad a una dinastía de más de mil años de antigüedad. Reina sobre Dinamarca, las Islas Feroe y Groenlandia como hiciera su ancestro Gorm el Viejo, rey de los Vikingos.

La reina actual

La forma actual de monarquía danesa se estableció a mitad del siglo XIX y como tal, tiene parecidos a la Monarquía Inglesa dado que, sobre el papel, Margarita tiene todavía amplios poderes ejecutivos, es fuente de Ley y es la Jefa de la Iglesia Protestante Danesa. En honor a la verdad, no obstante, la Monarquía es tan sólo una figura moderadora, representativa y ceremonial.

Pues bien, a cuenta de la jubilación en España de Juan Carlos I no han sido pocas las comparaciones, preguntas y reflexiones acerca del sentido de una Monarquía, aun ceremonial, en los tiempos que corren.

A pesar del grandísimo apoyo con el que parece contar la Monarquía por estas latitudes, me ha sido difícil encontrar a alguien que fuese realmente monárquico.

Las razones más repetidas de la conveniencia de la Monarquía han sido las prácticas. Es más barata. Es más predecible. Es ajena a los equilibrios políticos. Permite que una sola persona teja relaciones diplomáticas a largo plazo. Otorga estabilidad. Tiene un aurea mágica y especial.

Otros, aun defendiendo la idea de que la Monarquía es anacrónica y antidemocrática, argumentan que no es un tema de relevancia y que hay otras preocupaciones mayores.

Por lo que parece, los argumentos son similares con 55 grados de latitud Norte que en las oficinas del diario ABC.

Para mí, y creo que para muchos, se trata de una cuestión de principios. Esas son las cuestiones más importantes. Sostener que alguien, solo por el hecho de nacer en una determinada familia debe tener un rol especial es asumir la desigualdad. Dejar a la ciudadanía elegir, aunque sea para equivocarse, es siempre mejor. Poner por encima de los principios lo conveniente, lo práctico o lo aparentemente más exitoso es lo que nos lleva a aceptar hacer el mal por el bien superior. Los atajos.

Y es cierto que para mí lo más importante que tengo que explicar a mi entorno danés es que tristemente España es un país con más de 5 millones de parados, donde la pobreza energética o el hambre infantil son una realidad y no demagogia, o donde la corrupción institucional es comparable a países desestructurados. Donde el talento escapa en aviones en busca de refugio. Tengo que esforzarme por explicar que España es también un país solidario, familiar, diverso y con una generación preparada para darle la vuelta a la tortilla. Pero es también el lugar donde hay, a la vez, gente que piensa que Felipe VI es el revulsivo necesario para garantizar la estabilidad.

Y digo yo… No necesitaremos cambio en lugar de estabilidad?

Bueno, después de esta violación del carácter ceremonial, representativo e institucional que ha tenido este blog desde su nacimiento, volvemos a nuestro negocio principal; ilustrar sobre Dinamarca y Copenhague.

Como hoy va de la Realeza, acercaros, además de a la ya presentada Margarita, a su hijo, Frederik, Príncipe Heredero de este Reino Norteño.

el principe casual

Una curiosidad es que los Reyes varones de Dinamarca han venido alternando los nombres de Frederik y Christian desde 1448 (salvo por la excepción de Hans I en 1482). De esta forma, el abuelo del actual heredero se llamaba Christian, de igual forma se llama su hijo, tercero en la línea de sucesión. No existe una regla equivalente para las herederas mujeres dado que la primera reina de Dinamarca desde esa fecha es la propia Margarita II dado que su pobre padre no consiguió tener un hijo del género correcto a pesar de intentarlo por tres veces.

Otra curiosidad de la Corona Danesa es que, para heredarla, no basta con ser el primogénito del Rey o Reina. Además a tu padre y madre les tiene que gustar con quien te casas. Si el Rey o Reina no acepta tu matrimonio pierdes automáticamente los derechos dinásticos.

Tanto la Reina Margarita como su hijo Frederik han mostrado cierto gusto por la mezcla de culturas. Margarita se casó con un diplomático francés, el Príncipe Consorte Henri. Frederik por su parte se fue algo más lejos a buscar el amor y lo encontró en Australia, donde nació la Princesa Mary Elizabeth.

La Reina y su familia cuentan con una amplia lista de opciones para pasar el fin de semana. Además de los Palacios de Amalienborg en Copenhague, donde tienen un apartamento cada uno de los miembros de la familia, tienen 9 Palacios a su disposición por toda la geografía danesa. Si esto no fuese suficiente la familia tiene un pequeño yate que es ideal para el verano.

yate

Es cierto que mantener semejante dispositivo puede ser caro. Para poder pagar los gastos de calefacción, combustible e ir a la compra, la familia real danesa cuenta con una pequeña asignación presupuestaria de 10 millones de euros anuales. No obstante, en algunos casos, como cualquier familia normal, tienen que tirar de los ahorros para reparar el yate o renovar la ropa de los nietos.

Y es cierto que mantener a esta prolífica familia por 10 millones de euros es todo un big deal si se compara con los 39 millones que cuesta la Reina Isabel II de Inglaterra o los 25,2 millones que pagan los Noruegos por el mismo servicio.

Hasta la próxima entrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s