Sabores daneses

Los supermercados en Dinamarca son peculiares. No solo por las ya muchas veces mencionadas tilbud, sino también por su relativamente escasa variedad, la presencia de multitud de productos para mi extraños y la sorprendente incomparecencia de algunas cosas que, en mi humilde opinión, resultan esenciales.

Una de las cosas más curiosas de empezar a vivir en otro país es confrontarse con los supermercados. Hacer la compra, ese gesto tan habitual que se hace casi de forma automática, es, en las primeras semanas, quizá meses, una pequeña diversión. Todavía me acuerdo cuando nos fuimos a vivir a Bélgica y V y yo nos abrazamos como dos tontos viendo la increíble variedad de quesos (aunque muchos fueran de marca blanca) que había en los mostradores del GB de Etterbeek. Ahora recuerdo con nostalgia ese filete de vaca tan gordo que vendían en el mostrador del fondo y que no he podido encontrar nunca ni en Madrid ni en Copenhague.

Al mismo tiempo que las ciudades te dejan huella, sus supermercados te inoculan una nostalgia alimentaria que te acompaña de por vida. Quizá esté exagerando un poco, nada habitual en mí – ya me conocéis, pero si que es cierto que muchas veces nuestros recuerdos emocionales sobre los lugares se asocian a los aromas y sabores de lo que allí hemos podido comer o beber.

Volviendo a Copenhague, me llama especialmente la atención hasta que punto los daneses han conseguido mantenerse sorprendentemente aislados de la globalización alimentaria, manteniendo a raya a Carrefour u otras cadenas similares y reflejando en los lineales de sus supermercados, una vez más, su gusto por lo danés.

Resistentes como esa aldea gala que tanto me gusta, los daneses han dejado fuera de su alcance algunas cosas que, considero, hacen de su vida algo incompleto, insulso; un camino de triste ignorancia sobre lo que verdaderamente vale la pena.

Y tengo argumentos de peso. ¿Alguien puede explicarme como puede tenerse una vida mínimamente digna sin tener acceso al Cola Cao? Podéis pensar que disponiendo de Nesquik tu existencia puede tener algo de sentido pero estoy seguro de que estáis conmigo si afirmo que es solo un ilusorio ejercicio de autoconvencimiento. Peor aún si el Nesquik se llama goody cao y esconde sus carencias en un ridículo envase morado…

2014-05-20 19.51.27

Si tu vida ya navega entre la ausencia y la irrelevancia fruto de la falta de Cola Cao, imaginad el dolor imposible al que tendrás que enfrentarte en un mundo sin huesos de jamón. Esas sopas huérfanas te recordarán cada día la ignorancia de aquellos que no saben apreciar lo que un buen hueso puede hacer por una sopa.

Pero esa insultante falta de conocimientos gastronómicos puede convertirse en algo nimio si se enfrenta algo definitivo; vivir en un país donde no existen los fideos. Esto último he podido constatar que produce un estupor generalizado, dolor unánime y una viva indignación en el grupo de Facebook de ‘Españoles en Copenhague‘. La incesante e infructuosa búsqueda de fideos por parte de los 563 miembros que integran el grupo por todos los SuperBrugsen, Faktas, Føtex, Bilkas o SuperBest de esta ciudad ha dado escasos frutos y solo ha llevado a la importación ilegal de este producto, de forma masiva, en los vuelos de Iberia Express que aterrizan en la capital danesa. Es realmente increíble cuanta gente comparte esta preocupación por los fideos y cuantos han cedido a la insoportable presión y recortan spaghetti para sus fallidas sopas.

Si muchos ya nos sentimos huérfanos y desolados ante el hecho de que Hacendado o Deliplus no forman parte de nuestras vidas anymore, el hecho de que el Paellero Carmencita no esté presente en la realidad danesa hace casi tanto daño como que el jamón y el aceite sean mayoritariamente sucedáneos de procedencia italiana.

2014-05-20 22.18.58Hay un largo etcetera de pequeños objetos faltantes. El marisco resulta exótico en Dinamarca. El pescado parece restringirse al salmón y el arenque (este sí en infinitas presentaciones). Encontrarlo fresco es una odisea.

Los embutidos, si bien existen, tienen importantes ausencias, la más reseñables son mis venerados fuet y lomo. Algunas presencias son indeseables dado que lo que aquí se vende como chorizo es realmente de lamentable calidad.

Como Dios aprieta pero no ahoga, Copenhague y sus supermercados nos han dado cosas que ya están pasando a ser imprescindibles. Su leche, siempre fresca, está a años luz de la leche en tetra brick española. Dura solo unos días y hay que comprarla casi a diario pero me recuerda a la leche Clesa de mi infancia.

leche clesa

Las mil y una formas de presentar el cerdo que tienen en este país también me tienen enamorado. Los frikadeller son sin duda una versión excelente, quizá mejor, de nuestras albóndigas.

Las cebollas moradas, tan inusuales en Madrid como omnipresentes en Copenhague, se han añadido a nuestra dieta con total naturalidad. Las salchichas, alargadas, multicolores y acompañadas de toda una diversidad de panes son acompañantes habituales de nuestra vida diaria. Las mil y una salsas de la gastronomía danesa, mostazas, remoulades, ketchups y mayonesas me hacen gracia aunque no soy un gran seguidor por el momento.

Su extraña repostería ha conseguido embaucar a V y A1, yo aun me resisto.

La expatriación es por tanto un viaje de pérdidas y descubrimientos. De nostalgias y enamoramientos que muchas veces se materializan en un aprendizaje de nuevos sabores. Sea como sea, en el caso de Dinamarca esto pasa por no disfrutar de las palmeras de chocolate del Chiky, esa cumbre gastronómica mundial situada en la Calle Illescas.

Hasta la próxima entrada.

Anuncios

Una respuesta a “Sabores daneses

  1. jajaja
    buenísimo Dani… y te entiendo..vivir sin lomo y colacao fatal!!
    pero la leche fresca lauki en bolsa era genial 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s